Mi labor consiste en practicar el arte de la palabra escrita. Fernando Aramburu

Fernando Aramburu (San Sebastián, 1959) Escritor, en el que la literatura ha ahondado hasta lo más profundo de su vida. Así lo ha sido y así lo es.

1. ¿A qué se debió el “abondono” de la poesía como género en tu vida literaria? ¿Fue total o aún le unen ciertos hilos con la poesía?

La poesía es demasiado importante para mí como para incurrir en la pretensión soberbia de haberla abandonado. Lo contrario, que ella abandone a quien se empeña en ejercerla, se me figura más probable. Precisamente porque la considero crucial en mi vida decidí renunciar al sitio en que desde tiempo inmemorial la han colocado los poetas, en el poema en verso, que a mí, por razones largas de explicar, ya no me sirve para intentar la expresión eufónica, la hondura de pensamiento , la franqueza de sentimiento, etc. En cierta ocasión, inclinado sobre la hoja papel, me descubrí imitando la poesía, esto es, copiando sus formas externas con los consiguientes artificios, y entonces obligué a la mano a parar.

Fernando Aramburu

2. ¿Es la poesía breve para el pensamiento crítico? ¿crees que la estructura supone un corsé a la creatividad?

No. Es iluso creer que pueda expresarse una serie de enunciados sin estructura. Todo lo que se dice con sentido entra por fuerza en un molde, incluso cuando quien toma la palabra en forma oral o escrita improvisa. Lo que afirmo, basándome en mis errores, es que si uno se conforma de antemano con los estilos, estructuras, recursos métricos y procedimientos de cualquier especie heredados de la inventiva de sus mayores, entonces sus posibilidades de lograr una obra con personalidad propia son escasas y la criatura nacerá quieras que no muerta.

3. ¿Cómo definirías tu proceso de creación literaria?

Pues depende de las épocas. Lo único que no ha cambiado en mí hasta la fecha, desde los lejanos tiempos de la adolescencia, es el afán constante por hacer de la escritura mi actividad esencial en la vida y esto durante todos los días del año, incluidos los fines de semana.

4. ¿El aprendizaje, el proceso, el debate continuo en su obra es un continuo hasta ahora o es momento de establecer lo adquirido anteriormente?

Afortunadamente el aprendizaje no cesa para las personas curiosas de los objetos y las criaturas contenidas en el mundo. Aprender me aporta un ingrediente gozoso. Me ayuda, además, a zurcir los continuos descosidos de la memoria. Uno incorpora conocimientos por un lado y los pierde por el otro. Cada obra emprendida es un comienzo. No desde cero, por cuanto la experiencia cuenta mucho; pero desde luego nunca sentí que con el tiempo el trabajo creativo fuera cada vez más fácil.

5. ¿La literatura como compromiso ante no sólo lo social sino al pensamiento y a la crítica o…?

En mi caso sí, por elección voluntaria. Considero que la realidad común, donde ocurren injusticias y tragedias a diario, y donde están los demás conmigo, formula al escritor preguntas con la esperanza de que este se tome la molestia de expresarse al respecto por medio de sus obras y desde su particular perspectiva. No obstante, si en un momento determinado juzgo que la literatura sufre algún tipo de menoscabo por causa, por ejemplo, de un tema urgente, de un asunto de cierta gravedad, entonces prefiero guardar silencio. Y no por nada, sino que mi labor consiste en practicar el arte de la palabra escrita, de manera que sólo lo que resulte compatible con dicho arte es admisible para mí.

6. En Alemania vives desde hace varias décadas ¿En qué sentido ha modificado tu creatividad emplazarte bajo otro etnos, otra lengua?

Llevo más de media vida afincado en Alemania. Habría que ser de granito para no haber recibido la influencia del espacio social en que me muevo. En un sentido concreto puedo especificar dicha influencia. Observando trabajar a ciudadanos alemanes, he tomado gusto a la disciplina, al plan de trabajo, a  la voluntad de mejorar y la convicción de que los demás (en nuestro caso, quienes nos leen) merecen que les proporcionemos lo mejor de nuestro empeño.

7. ¿En una hipotética cumbre poética qué autor/a situarías en él?

Hoy a Fray Luis de León. Mañana, quizá, a otro. Mis fervores abarcan ocho o nueve nombres.

8. ¿Qué aporta el mundo social online, aparte de lo convencional a la poesía?

A mí no me aporta nada. Prefiero el trato cercano con mis congéneres y, a la hora de expresarme por escrito, la soledad.

________________________________________
Te aguardan
Conocerás la luz, el mar variable
que precede al origen y es ulterior al mundo,
las laboriosas hormigas dispersas por la senda
repitiendo el afán inútil de los hombres.
Conocerás la sed del agua y la del vino
y aquella de los cuerpos más terrible
que no querrás saciar ni acaso puedas nunca.
Conocerás la llama, la rosa y el cristal.
La dicha desde luego conocerás un poco,
suave nube sin aire que pasó
y no ha pasado, la desatada música
que es, igual que el tiempo, un artificio.
No podría olvidar las injusticias que harás y que han
de hacerte,
el grito, la pared, la muchedumbre,
las incontables horas de ajetreo
precisas cada día si quieres resolver
un ínfimo momento sosegado,
y esa noche de lluvia en que estarás muy sola.
Conocerás también la estatua, el libro,
el espejo, el relámpago y la taza,
la sangre que discurre buscando una salida,
la mosca pertinaz, la inapartable muerte
que no ha de consentir que te conozcas.
Un sueño sin piedad sabe tus días.
Números, padres, ríos, sombras, luna
–espléndido dolor– te aguardan. Nace.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entrevistas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s